• Vocaciones Don Orione

Haz esto y encontrarás tu vocación, la "Buena Noticia" del fin de semana



¿Qué estudiar? ¿qué hacer con mis talentos? ¿dónde encontraré la felicidad que anhelo? ¿qué quiere Dios para mí? ¿vida religiosa o matrimonio? Todas estas preguntas pueden tener respuestas en el Evangelio. Jesús la hace fácil, Él nos muestra un camino seguro para encontrar nuestra vocación y ser profundamente felices en la vida. Te invito a que leas el texto y lo descubras por ti mismo (al final del relato yo te la hago más fácil aún con algunas explicaciones)


+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 12, 28b-34

Un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: “¿Cuál es el primero de los mandamientos?”

Jesús respondió: “El primero es: “Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor; y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas”. El segundo es: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento más grande que éstos”.

El escriba le dijo: “Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que Él, y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios”.

Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo:

“Tú no estás lejos del Reino de Dios”.

Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.


Jesús nos pone de frente a lo esencial en la vida: el amor. Es llamativo que el Señor ponga el amor al prójimo al mismo nivel de amor que hemos de tenerle a Dios. Así, este texto sintetiza de manera perfecta las enseñanzas del Maestro y nos da una clave de lectura de su vida: Él se encarnó por amor, durante su ministerio público se dedicó a anunciar el amor misericordioso del Padre, llegada su hora entregó libremente su vida en la cruz por amor a cada ser humano, finalmente venció a la misma muerte con su resurrección. Todo lo hizo por amor. Este es pues el camino que todo cristiano está llamado a recorrer: la vía del amor.


¿Cómo aplicar esto a la propia vida? Tengo la firme convicción que, especialmente en la juventud, uno tiene que preguntarse ¿dónde puedo amar más a Dios y al prójimo? ¿será como consagrado/a que puedo amar más y ser más útil a otros? ¿será formando una familia? ¿será que puedo amar más estudiando una carrera ligada a la salud, o a la justicia, o a la política? Esta es la clase de preguntas fundamentales que uno debe hacerse para descubrir la propia vocación.


Luego es cuestión de confirmarla con un/a buen/a acompañante espiritual que me escuche y de algunas pistas más para tomar decisiones lo más libre posible.


Si estás en este camino, te felicito ¡Vas bien! Sigue orando y comprometiéndote en acciones en donde puedas expresar tu amor. Seguro que Dios te mostrará el camino en concreto que has de seguir para ser feliz y consecuentemente hacer feliz a muchos otros/as.


¡Qué Dios te bendiga!

Padre Claudio Antonio Quintanilla

claudioquintanilla@gmail.com

0 vistas
Contáctanos

"No se siembra nunca en vano a jesús en el corazón de los jóvenes"
Don orione

Pequeña Obra de la Divina Providencia en Chile - 2018